LAS ALGAS, UN BUEN ALIADO EN COCINA

noviembre 17th, 2016  

Las algas conquistan las cocinas gracias a sus propiedades nutricionales

En zonas costeras y muy especialmente en países asiáticos, las algas han formado parte de la alimentación desde hace siglos. Algo relativamente reciente en países occidentales, en los que el uso de algas y plancton en la cocina se abre paso, poco a poco. Las “verduras de mar” comienzan a ser muy apreciadas, y no es para menos, ya que son una fuente casi inagotable de nutrientes.

Evidentemente, no todas las algas son comestibles. Pero aquellas que lo son tienen propiedades más que interesantes: son antioxidantes, ayudan a regular la función intestinal, los niveles de colesterol y los de azúcar en sangre. Son, por tanto, grandes aliadas para la salud, especialmente del aparato digestivo y el corazón y se pueden utilizar en cocina como muchos otros ingredientes.

¿Qué aportan las algas?

El contenido nutricional de las algas es realmente asombroso. ¿Qué contienen?Algas, fitoplancton y cocina

  • Minerales: las algas son muy ricas en minerales tan importantes, como el calcio o el hierro, también en yodo. Algunas especies contienen, por ejemplo, hasta diez veces más calcio que la leche.
  • Fibra: son ricas en fibras solubles, por lo que aportan sensación de saciedad, además de ayudar a combatir el estreñimiento.
  • Nutrientes: Es un alimento que destaca por su alto contenido proteico, aportando cantidades importantes de aminoácidos esenciales, aparte de de ser ricas en vitaminas A, C, E y B12. Y todo ello con muy poca grasa.

Fitoplancton y algas: un gran descubrimiento

La preocupación por una dieta cada vez más sana y variada, unido a las maravillosas propiedades de algas y fitoplancton están haciendo que se vayan introduciendo en todo tipo de platos, como un condimento más o incluso como ingrediente fundamental.

En el caso del fitoplancton, se usa en pequeñas dosis por su alta concentración de nutrientes, pero es perfecto para dar un toque diferente en ensaladas o en salsas o simplemente para enriquecer los platos a nivel nutricional.

 

Las algas comienzan a ser ya un ingrediente más en muchas cocinas. A continuación se destacan algunas de las algas más utilizadas en la hostelería:

 

alga-wakame-frescaWakame: es un alga muy popular en Japón por su facilidad para incorporarla a infinidad de platos. Remojada durante unos minutos se puede consumir en ensaladas. Pero también se puede añadir a caldos y sopas, a platos de verduras o legumbres, pero siempre hay que añadirla al final, ya que necesita muy poca cocción.

 

alga-espagueti-de-marEspagueti de mar: de sabor aspecto al de la judía y sabor que recuerda al del pescado, se puede utilizar de diferentes formas. Es perfecta para ensaladas, pero también se puede consumir rebozada o como acompañamiento de todo tipo de platos: arroz, pasta, carne, etc. Como ingrediente se puede usar en pistos, pizzas, lasañas o purés.

 

alga-agar-agarAgar-agar: tiene los mismos usos que la tradicional gelatina. Es un magnífico espesante que no aporta sabor, por lo que es perfecto en toda clase de repostería. También se puede usar en salsas y mermeladas.

 

alga-noriNori: el uso más conocido es para enrollar el sushi, pero también puede ser usada en guisos, arroces, sopas, en tiras se coloca en ensaladas, significa que su utilización es muy variada, además conveniente, porque contiene proteínas, fibras y vitamina A.

 

alga-espirulinaSpirulina: es muy usada como complemento nutricional en forma de cápsulas o pastillas, pero tiene usos muy interesantes en la cocina. Se puede añadir en batidos, en caldos y sopas e incluso en tortillas.

 

Las algas en la cocina

Como cualquier otro alimento vegetal, las algas se pueden encontrar frescas, pero lo más habitual es encontrarlas comercializadas deshidratadas, aunque se venden también en conserva y hasta en polvo. Aunque su uso es cada vez más habitual en la cocina, lo cierto es que en pocos casos se encuentran en establecimientos tradicionales. Lo más común es adquirirlas en tiendas gourmet y tiendas de alimentación ecológica, también en establecimientos especializados en productos veganos o herboristerías.

En cuanto a su uso en la cocina, ya adelantábamos algunas formas de preparar las algas más comunes. En cualquier caso. Si se trata de algas frescas conviene sumergirlas en agua (cambiando el líquido al menos 3 veces)el-fitoplancton-un-gran-descubrimiento-pg  hasta conseguir eliminar la sal, que puede enmascarar su sabor y alterar el del plato al que se añadan.

Si se van a cocer, hay que tener en cuenta que los tiempos pueden variar según el alga, pero, en general, esos tiempos son breves, por lo que habrá que añadirlas al final de la cocción.

Por último, si se presentan deshidratadas y se desean consumir sin cocinar simplemente habrá que hidratarlas en agua fría con sal. Si se van a añadir a algún guiso, se pueden agregar directamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *